El futuro de Córdoba

Por Sebastián García Díaz
Presidente de Civilitas. Dirigente Pro Córdoba.

 Ver en La Voz


He publicado recientemente un libro con ese título y una visión disruptiva de lo que podemos lograr (se puede acceder gratuitamente desde www.futurodecordoba.ar)

Tesis inicial: vivimos una Córdoba forjada en el pasado. Pero sin suficiente compromiso y acción para proyectarla al futuro.

Tenemos fortalezas naturales y como sociedad. Tres grandes desafíos: potenciarnos como polo del conocimiento, jugar a nivel mundial en procesamiento y exportación de alimentos, y el más desafiante: competir para que las empresas nacionales e internacionales radiquen aquí sus oficinas y directivos.

La condición es independizarnos de los porteños, pero no políticamente, sino mentalmente. Basta de ser los “segundos”, auto justificados por compararnos con otras provincias más precarias. ¡Qué destino mediocre! Más firmeza para reclamar lo que nos corresponde. Pero también más despliegue.

Pongamos foco en lograr una relación más directa e intensa con el mundo. Liderar el comercio exterior y convertirnos en la puerta hacia Santiago de Chile, Asunción, La Paz, Sao Paulo, Montevideo. Basta de depender de Buenos Aires, jaqueada por la marginalidad del conurbano y su vanidosa pretensión de parecerse a Europa.

Nuestros pilares están débiles. La educación en emergencia. Lo social en descomposición por la inseguridad y por la droga. Nuestra economía estancada hace muchos años. Nuestras empresas pymes valientes pero precarias. La universidad nacional de Córdoba que, así como opera, no nos sirve. Libre ingreso sin control con sólo el 20% egresando es una estafa. Esa institución es nuestra -de los cordobeses-. Pero ha sido secuestrada por la política universitaria.

Lo disruptivo del libro es que propone no esperar más nada de la gestión del Estado. Todo lo contrario: aplicar a Córdoba las ideas de la libertad. Desestatizar nuestra sociedad, para liberar la fuerza de la sociedad civil y la iniciativa privada. Privatizar, ajustar, desregular, disminuir impuestos…

Incluso, para revertir la pobreza, sacar al Estado la gestión social y que los recursos pasen a financiar la acción de la propia sociedad. Lo haremos mejor y con más compromiso. Hasta a nivel de educación podemos innovar: un Estado que audite exámenes y titulaciones pero que se retire de la gestión directa de la educación pública. La sociedad lo hará mejor. Es el sano principio de subsidiariedad, aplicado a Córdoba.

Por supuesto: si queremos cooperación social necesitamos una baja rotunda de la percepción de impunidad que hoy nos neutraliza y es el caldo de cultivo de la inseguridad, la favelización de los barrios y el dominio creciente del narcotráfico. Eso significa más delincuentes presos.

El futuro ambiental de Córdoba es todo un capítulo por la falta de cloacas, de reciclado real de la basura, incendios, agua, extinción de los bosques nativos. Deberíamos sentir una profunda vergüenza por lo poco que hemos avanzado.

Si nos vamos a activar, tenemos que repensar la política local. Pero planteamos una esperanza concreta superadora: 500 jóvenes de distintos sectores (política, universidad, justicia, medios de comunicación, empresas y ongs, religiones, cultura y deporte) poniéndose de acuerdo y desplegando una acción coordinada para forjar el futuro que anhelamos. La convocatoria está hecha.

En Córdoba también necesitamos nuestro propio Milei

 Artículo en La Voz del Interior


Por Sebastián García Diaz
Presidente de Civilitas. Dirigente PRO Córdoba

 
Tal vez no nos gustan sus formas. Incluso no tenemos su misma matriz ideológica. Tampoco lo votamos. Pero, cada vez más, advertimos que su cruzada contra los excesos de la política y del Estado es una causa necesaria, justa y urgente. Porque la inflación y la corrupción generada por una dirigencia indolente, nos han devastado.


Córdoba sí lo votó en forma masiva. Pero nuestros políticos y en particular su gobernador y equipo, parecieran no advertir que la motosierra y el mensaje “anti casta” también los interpela fuertemente.

En nuestra provincia no se está haciendo nada por ajustar y reconvertir el Estado. Seguimos pagando la fiesta con altos impuestos, en particular el de Ingresos Brutos, que se lleva más de la mitad de las ganancias finales de cualquier emprendimiento (¿quién tiene una rentabilidad mayor al 10% a fin de año?). De los 1.400 billones de pesos que ingresan a la Provincia como recursos propios, 1.200 los aportamos las empresas, vía ingresos brutos. Seguimos pagando también los servicios más caros como por ejemplo EPEC, mientras los muchachos se la reparten vía BAE.

El gobernador Llaryora se da el gusto con 14 ministerios de nombres y funciones que se superponen y 8 agencias (que escapan al control oficial). Le dedica 27 mil millones de pesos a su publicidad oficial, no corta el gasto en cuestiones superfluas y no encara la transformación de los agujeros negros del Estado cordobés: EPEC, Caminos de las Sierras, Lotería, Banco de Córdoba, Caja de Jubilaciones, Apross, Obra pública, etc. Los mismos fideicomisos que hoy escandalizan a nivel nacional -en la mira de Milei-, siguen “vivitos y coleando” en nuestra provincia.

Los servicios básicos que justifican el Estado Provincial -seguridad, justicia, educación y salud- no arrojan noticias de cambio. Y los ministros ni siquiera nos cuentan qué piensan hacer, a 9 meses de haber triunfado. En pocos días comienzan las clases y el nuevo Ministro de Educación, Horacio Ferreyra, permanece en silencio. ¿Cómo arreglará las más de 500 escuelas deterioradas? ¿Qué nueva política ha diseñado para revertir la decadencia de la escuela pública y la deserción?

El Ministro de Seguridad, Juan Pablo Quinteros -más histriónico- no ha convocado aún a la ciudadanía a volver a denunciar de manera simple los miles de robos que sufrimos diariamente. Sin ese “mapa online del delito” ¿Cómo es que planifica algo distinto? En éste el principal punto de dolor de los cordobeses parece que se está improvisando, tratando de lanzar anuncios que calmen la bronca, pero sin avanzar en los cambios sustanciales.

Cuando el gobernador se toma un avión sanitario de la provincia, para ir a pasearse por los medios de Buenos Aires y pelearse con el presidente, en lugar de concentrarse en configurar y anunciar un paquete urgente de medidas de ajuste y transformación del Estado Provincial, está cometiendo un error grueso: ser parte del problema y no de la solución.

Tal vez ha llegado el momento de tener aquí nuestro propio Milei, dispuesto a hacer lo que haya que hacer para desestatizar nuestra sociedad.

Cuando pase el temblor

Artículo en La Voz del Interior

Por Sebastián García Díaz
Presidente de Civilitas.
Dirigente PRO Córdoba/Juntos por el Cambio
 


Ahora vivimos la efervescencia del Balotaje. Pero el día después hay una tarea pendiente en Córdoba: revisar los cimientos de la oposición política que supimos construir, que llamamos “Juntos por el Cambio” y que perdió a lo largo de este año todas las elecciones: la provincial, la municipal y la nacional.

¿Qué estamos haciendo mal, para que en 25 años no hayamos podido ganar nunca desde lo provincial? ¿Qué pasó que de salir primeros en el 2021 salimos terceros en el 2023 en lo nacional?  Creímos haber alcanzado algo único: presentarnos ante la sociedad unidos. Todo indica que no fue suficiente.

Los responsables

Sería sencillo ir por los responsables que dirigieron hasta aquí. En el caso del PRO, hacer foco en la pelea constante entre dirigentes que ha convertido a nuestro partido en una “bolsa de gatos”, con traidores por doquier.

Pero lo que nos sucede es más profundo. Si no lo cambiamos, los que asuman no podrán hacer algo distinto. Hay una forma de hacer política que está caduca. La gente no nos respeta haciendo lo que hacemos y no quiere que los gobernemos. Somos antiguos ¡no somos modernos! No generamos expectativa. El análisis autocrítico debe ser sin anestesia.

Los desafíos

Tres grandes capítulos a revisar. El primero: los partidos políticos ya no sirven de sostén. No tienen la estructura que expresan. Algunos son sellos. Y estos “aparatos” sólo ahuyentan. Si o si tenemos que abrirnos a convocar -incluso hasta perder el control- a gente nueva: nuevos referentes respetados por sí mismos y por su trayectoria -personas con autoridad moral- y sobre todo nuevos ciudadanos que muestren alta dosis de “fuego sagrado”.

Basta de política endogámica: discutir cuántos fiscales tenemos, cuántos actos hicimos y con cuánta gente y quién se subió al palco y habló primero. Si Milei vino sólo una vez a Córdoba y -sin ninguna estructura- salió primero, es un dato demoledor.

El segundo capítulo es más complejo: discutir cómo abordar el voto de los barrios populares y zonas vulnerables sin caer en el clientelismo es el mayor desafío político de la próxima década. No nos escuchan y no quieren escucharnos. Quién y cómo llegar a esa mayoría con necesidades muy básicas y muy insatisfechas es la prioridad. Tendrá que ser algo disruptivo. Milei lo logró haciéndose el loco y tirando ideas polémicas. Tal vez tengamos que esforzarnos mucho más para que nuestras ideas tengan impacto y esperanza. Y no construir sólo desde la crítica. Que despierten sentimientos.

De similar magnitud es el desafío de darles un lugar central a los jóvenes y no marginal como tienen hasta ahora. Si vamos a seguir haciendo como que queremos que participen, pero no le damos margen para que lo hagan, ni para que traigan su agenda, ni sus nuevas formas, terminarán por odiar a la democracia.

¡Empecemos a dar este debate desde el mismo 20 de noviembre a la mañana! Si no, estamos sentenciados a ser oposición por siempre. Y Córdoba seguirá gobernada por “el cordobesismo” sine die. 

Martin Llaryora: a tomar nota

Despejada la incertidumbre del escrutinio provisorio, ya tenemos nuestro próximo gobernador de Córdoba. Lo felicitamos y le deseamos éxito. 

Es importante que tome nota de que casi la misma cantidad de votantes que lo apoyaron, no lo votaron. ¿Qué mensaje buscó dar ese voto opositor? Probablemente no querían que un mismo signo político se perpetúe en el poder provincial por tantos años. En este sentido la nueva conformación de la Legislatura, sin una mayoría automática, así como el control de la oposición del Tribunal de Cuentas, los entusiasme. No los defraudemos con “compras de voluntades”.

También hubo desde estos votantes un rechazo muy fuerte al abuso en la publicidad oficial que se volvió escandaloso. Una crítica al orden de prioridades del gasto púbico que hoy pone demasiado foco en “ornamentaciones”. Y un apoyo a las propuestas y al foco que hizo Juntos por el Cambio en Seguridad, Educación y Salud.

En Seguridad, durante la campaña, Llaryora asumió una serie de compromisos públicos y una convocatoria a luchar contra el narcotráfico. Todos los cordobeses seguiremos con mucha atención el cumplimiento de estas promesas. No sería sensato esperar hasta el 10 de diciembre para tomar medidas. ¡Las tomemos ahora!

¿Qué significa que los barrios de Córdoba donde hay mayor incidencia de universitarios, profesionales, comerciantes y trabajadores autónomos no lo hayan votado mayoritariamente a Llaryora? ¿Qué mensaje ha querido dar la región productiva que desde la capital hacia abajo votó mayoritariamente en su contra?

Sin duda es una fuerte señal de desconfianza hacia el “cordobesismo” que pretende fundar. Hay también un mensaje para los medios de comunicación y para las instituciones que representan a esos sectores. Incluso para las universidades. 

El sector dirigencial de Córdoba, tomando esta categoría en un amplio sentido, no está conforme y siente un malestar con el esquema de “populismo blando” que ha desplegado el intendente durante su gestión. Y desconfía (con razones fundadas) de que Llaryora pueda desarrollar ahora vínculos con el kirchnerismo o con sus derivados como es el massismo. Desconfía también de los estándares éticos y de gestión de la “nueva generación” que según ha dicho el elegido gobernador, ahora se hará cargo de Córdoba. Si fuera él, tomaría nota.

Intuyo que en los próximos cuatro años se librará una verdadera “batalla cultural”. Entre un renovado y potente intento oficial de pintar toda la política y la sociedad cordobesa de un cordobesismo monocolor, que buscará dejar a los críticos y a los opositores off side. Posiblemente esta movida busque allanar el camino para un nuevo eventual salto de Llaryora esta vez hacia lo nacional. 

Del otro lado estará la sociedad civil, sus instituciones, sus medios independientes, sus partidos de oposición y sus dirigentes que deberán demostrar la valentía para controlar, para denunciar, para proponer y para construir la alternancia, con mayor profundidad y seriedad de lo que se hizo ahora. Resistir convertirnos en otra “provincia feudal”.

Desde nuestra institución Civilitas, estaremos -como ciudadanos- con nuestros “Ojos en alerta” para las distorsiones y corrupciones que puedan suscitarse. 


Carta a los cordobeses después de la elección

Córdoba, 5 de Julio de 2023.-

Queridos amigos:

Hoy se conocieron los resultados definitivos, después de un escrutinio provisorio que, como les comenté, fue muy irregular. 

Martín Llaryora ha sido elegido gobernador a quien envío mis felicitaciones y mis deseos de que su gestión sea exitosa. Ponemos a su disposición todos los planes y propuestas que elaboramos. 

No fui elegido legislador provincial por Capital. Lo fue Paulo Cassinerio, a quien también felicito y me pongo a su disposición.

Quiero agradecer al equipo con el que venimos trabajando hace tanto tiempo, en especial a la Senadora Carmen Alvarez Rivero a quien seguiré ayudando en su tarea de representar a Córdoba. 

Pero sobre todo quiero agradecerles a ustedes que me apoyaron, me alentaron, fueron a los eventos, compartieron las propuestas y fueron fiscales el día de la elección. Como ciudadanos que somos todos, hemos hecho una enorme tarea para que esta campaña tuviera una visión y una propuesta para Córdoba muy potente.

Tengo la tranquilidad que di el 100% de mis fuerzas físicas e intelectuales. Y obtuve el apoyo ni más ni menos que de 253.000 cordobeses. Es una gran responsabilidad. Forjé una amistad con Luis Juez y con su equipo que valoro mucho.

¿Cuál es mi futuro político? Mañana que es el día de Córdoba (6 de Julio) cumplo 51 años. Y el destino quiere que siga aportando, como ciudadano de a pie, esta mirada fresca sobre los cambios que tenemos que hacer en Córdoba y en Argentina. Disfruto la independencia que me da este rol.

Seguiré trabajando muy fuerte para que Patricia Bullrich sea la próxima presidente de Argentina. Los invito a comprometerse con este objetivo, de aquí al 13 de Agosto, para que ganemos las PASO y luego la elección general. 

Nuestra candidata a Diputada Nacional, 
Daniela Noguera, es una garantía de compromiso con todas las familias que tienen integrantes con discapacidad y su problemática.

A nivel provincial lo mejor que podemos hacer es estar muy alertas ante posibles distorsiones que se produzcan en el nuevo gobierno de Llayora. Temo que vivamos proceso de corrupción y de concentración de poder, como ocurre cuando dejamos que un mismo gobierno se quede tanto tiempo. En este sentido estaré muy alerta para denunciar las distorsiones. Seré “ojos en alerta” de la corrupción.

En la medida en que la atención de mi familia y mi actividad empresaria me lo permitan, seguiré aportando ideas y proyectos desde CIVILITAS, nuestra ONG que este año cumple 35 años.

Voy a poner especial atención en la reconfiguración del PRO en Córdoba, un partido al que decidimos afiliarnos por invitación de Patricia Bullrich en el 2020, pero que -en esta última elección- mostró miserias y traiciones que no son aceptables. Hace falta una renovación completa, si en verdad queremos representar el cambio.

Dios dirá si estos propósitos se cumplan. Lo importante es que uno haga su parte con la convicción de que, finalmente, él decide.

Un abrazo!
Sebastián García Díaz

¿Cuál es el plan de gobierno de Luis Juez para Córdoba?


Mi experiencia personal en este proceso de armado del Plan de Gobierno

Aquí un resumen general.   

Aquí un Diagnóstico:  

El Plan de Seguridad

El Plan social

El Plan de educación

El Plan de Salud

El Plan de Desarrollo Económico


Presentación del Plan de gobierno y de la propuesta "Ojos en Alerta" en el Quality


Aquí el resumen de mi participación en ese evento

Cordobeses: ¿a dónde queremos llegar?

Por Sebastián García Díaz.
Dirigente PRO Córdoba. Presidente de Civilitas.
Secretario Fundación +CBA.

Ver artículo en La Voz del interior


Cuando asuma el próximo gobernador, Córdoba seguirá entre las provincias con mayor nivel de pobreza. Los datos respecto a niños pobres son aún más preocupantes. Lo que hay que hacer para que esto cambie es arduo y complejo.

Hay graves demandas sociales sobre los servicios que brinda el Estado provincial: seguridad y justicia, educación y salud. También en el costo de los impuestos y los servicios que son de los más altos de Argentina. ¿Qué hacemos con EPEC y con la Caja de Jubilaciones? ¿Cómo eliminamos ingresos brutos? son debates pendientes.

Tendremos que romper un “status quo” de 25 años y volver a desafiarnos con objetivos concretos, ambiciosos, pero realizables.

¿Cuánto podemos reducir la pobreza? Con reactivación económica -un nuevo gobierno nacional más sensato en sus políticas macro- y removiendo condicionamientos impositivos y burocráticos que traban la creación de empleo formal, podemos aspirar a una reducción del 25% en cuatro años. Hay una franja que mantiene la capacidad de volver a integrarse a la clase media, si le dan la oportunidad. La indigencia ya es otra cosa: para reducirla a la mitad en 8 años habrá que concentrar toda la acción directa del Estado.

A nivel de seguridad los datos son falsos, porque la gente ya no denuncia. Será necesario una convocatoria contundente para que los vecinos se involucren y denuncien en forma virtual y en tiempo real.

En prevención no necesitamos más policías, sino capacitación, innovación y tecnología. Debemos aspirar a reducir a un tercio los robos, vía prevención. Y que en paralelo podamos elevar en dos tercios la cantidad de casos denunciados que logran dar con el culpable (hoy menos del 3% del total). La justicia debería ponerse como objetivo aumentar en 2/3 la cantidad de sentencias con preso en cuatro años. Y tendremos que construir o ampliar cárceles porque tendremos 2/3 más de reclusos. Respecto a narcotráfico comprometernos a elevar un 300% la cantidad de incautaciones.

A nivel de educación pública debemos proponernos bajar por lo menos a la mitad el abandono escolar. Duplicar los resultados de las pruebas sobre lectura y matemática en los chicos del primario. Y duplicar la cantidad de docentes con título universitario dando clases. Necesitamos generar una salida de oficios. Y aumentar el porcentaje de egresados técnicos y universitarios en las carreras que más necesitamos, como las ingenierías. La Universidad Nacional no puede seguir siendo una “capsula” ajena a la realidad económica de Córdoba.

Objetivos concretos también para la Salud. Definir con mente abierta el futuro de APROSS. Y cómo recuperamos la red de medicina privada, que tiende a desaparecer. A nivel económico, puntualizar cuántas empresas nuevas necesitamos, cuántas con un empleado nuevo formal o más, cuántas con capacidad de exportación. Y así con Turismo, con Agricultura, medio ambiente, etc.

Si ponemos en números los objetivos, será más sencillo discutir el cómo y luego medir. Tenemos once meses para hacer este ejercicio. Y dejar las medidas listas desde el primer minuto de la nueva gestión, para implementarlas. Manos a la obra.